Cyberbullying: un enemigo que va en aumento

El acoso a través de Internet es uno de los fenómenos de violencia que va en alza y que hoy puede afectar tanto como a niños, niñas y jóvenes dejando consecuencias devastadoras.

 

Así como Internet representa una oportunidad para informarse, expresar, ideas u opiniones, lamentablemente puede usarse como un medio para el acoso escolar. Y es que el hostigamiento y maltrato entre pares es un hecho que siempre ha existido y que sigue manifestándose en la vida escolar, sin embargo los avances tecnológicos han contribuido a la problemática, dando cabida a un fenómeno global y desalentador conocido como cyberbullying.

El cyberbullying es la nueva forma de expresión del bullying que sustenta sus prácticas en plataformas virtuales, como sitios web, chats, redes sociales, blogs, whatsapp, etc. Medios que facilitan el anonimato e impunidad del agresor que publica material intervenido con fines de burla, bastando un clic para viralizar el contenido y que tiene como consecuencia la exposición de la víctima a conductas denostativas contra su dignidad e integridad.

Estadísticas de la Superintendencia de Educación comprueban que sólo durante el año pasado del total de 2.078 denuncias de maltrato entre estudiantes a nivel nacional -que se desglosa en maltrato físico y psicológico, respectivamente- el 5 por ciento correspondió a ciberbullying: es decir, durante 2017 se realizaron 148 denuncias de acoso virtual a lo largo de todos los colegios de todo el país y pertenecientes a todos los sectores socioeconómicos. Esos mismos datos indican que de las 213 recibidas durante el primer trimestre escolar de este año, 14 corresponden a bullying por redes sociales.

Sebastián Izquierdo, Superintendente de Educación, comentó en la crónica  “Los nuevos códigos del acoso digital 24-7” publicada en El Mercurio el día 5 de junio de 2018, que este es un problema que tiene muy preocupadas a las autoridades: “Las nuevas tecnologías están creciendo exponencialmente (según la encuesta Casen, 2 de cada 3 niños menores de 12 años tienen un teléfono móvil en Chile), y eso está cambiando la forma de convivencia entre los alumnos y también las formas de maltrato”.

Y es que además de estas cifras, el cyberbullying tiene el potencial de aumentar exponencialmente. Las amenazas pueden producirse en cualquier minuto y la palabra o imagen se puede releer una y otra vez, además el acosador puede ser anónimo lo que dificulta aún más el echo de encontrar culpables. 53% de los chilenos dicen haberse sentido acosados en línea, según el informe “Civilidad, Seguridad e Interacción Online”, desarrollado por Microsoft y 58% de quienes fueron acosados por internet manifestaron conocer al culpable.

Si bien el Ministerio de Educación tiene una política activa de prevención que está dirigida a la comunidad escolar, tanto en el colegio como en la familia es importante transmitirle a niños y jovenes valores tales como el respeto, la empatía y la tolerancia.

Debemos tomar las precauciones necesarias para prevenir este flagelo y actuar unidos como comunidad escolar aplicando algunas de estas medidas:

1. Pedir ayuda. Puede parecer un consejo obvio, pero la comunicación es clave para prevenir el ciberacoso y en determinadas edades, la adolescencia, se vuelve complicada entre padres e hijos. Pese a ello, educa a tu hijo para que la prevención del ciberbullying sea asunto prioritario; tanto si le afecta a él como a alguno de sus compañeros.

2. No entres al juego. Déjale claro que ante cualquier tipo de provocación o comentario hiriente en redes sociales evite responder o entrar en discusiones, y menos cuando estos se refugian en el anonimato.

3. Guarda siempre pruebas. Muy relacionado con el consejo anterior está el de hacer pantallazos de los comentarios para que, en caso de que se mantengan, realizar la correspondiente denuncia y aportar pruebas de que se ha producido.

4. Restringe al máximo la privacidad en redes sociales y evita que personas ajenas a tu círculo de confianza puedan visualizar fotos o post en los que se detallen aspectos que forman parte de tu ámbito privado. Evita ser etiquetado en fotos para limitar al máximo la información que se difunde sobre ti.

5. No des información sobre qué haces o con quién vas ya que esta información puede ser utilizada por un ciberacosador para intimidarte. Revisa que hay publicado sobre ti en Google o en redes sociales para conocer si alguien está hablando mal de ti.

6. No aceptes perfiles en redes sociales que no estén perfectamente identificados con nombre y apellidos y que formen parte de tu círculo de confianza en el mundo real.

7. En caso de sufrir algún tipo de insulto en redes sociales, advierte de que tomarás medidas legales y, acto seguido, bloquea al ciberacosador para evitar que siga dirigiéndose a tu perfil. Reporta la incidencia a los administradores.

8. Bloquea y haz pantallazos de conversaciones por Whatsapp u otros sistemas de mensajería instantánea que pudieran ser susceptibles de ser considerados como ciberacoso y, de la misma manera, advierte de que puedes adoptar medidas legales.

9. Cambia de forma regular tus claves de acceso y contraseñas en redes sociales y correos electrónicos para evitar casos de suplantación de identidad o de uso fraudulento de tu perfil. Nunca las reveles a nadie, ni a amigos ni familiares ni a conocidos.

10. En caso de que esta situación se mantenga comunícalo a tus padres, al colegio y presenta la correspondiente denuncia porque el ciberacoso es un delito.

Post comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

  • Noticias

© 2017 FUNDACIÓN ARTURO MERINO BENÍTEZ - Colegio Nuestra Señora de Loreto